Sexo Oral

15 02 2007

oralsex.jpg

¿Hasta qué punto puede ser real la fantasía de los hombres que se ufanan de ser unas máquinas sexuales, capaces de provocar orgasmos múltiples a una sedienta mujer… o a varias a lo largo del día, sin que esto perjudique el rendimiento por jornada… ?

A primera vista, nos topamos con un insigne “hablador de pendejadas”.

Y es que este post, tuvo su origen en una “conversación” que más bien fue una suerte de “monólogo erótico” de un compañero de trabajo.

Normalmente, he sido un sujeto recatado en estos aspectos comunicacionales. A nadie interesa la cantidad de detalles íntimos de una pareja, mucho más si la pareja es estable y tiende a compartir con la misma gente a la que se les echan los cuentos.

Hay que ser respetuosos y aplicar la de “jamás ensuciar el agua que se habrá de beber”. Ese es un principio universal que debe ser acatado por todo hombre razonable.

Muchos dan meticulosos movimientos, cuando la joven en cuestión tiene la “suerte” de disfrutar de sus habilidades tras las sábanas. “Es una diabla”; “Se menea espectacularmente”; “Me pedía siempre más y yo ahí, dándole o que quería”.

Pero… si la cosa se enseria, ¿cómo convencer a los amigos de que la nueva media naranja es una delicia y todo un portento de recato?, porque, ténganlo por seguro, a nadie le gusta que la  gente sepa que la mujer de uno “se menea rico” o “pide siempre más”.

Entonces, ¿no es mejor callar?. Los caballeros, dicen por ahí, no tienen memoria y punto.

Ahora, puede un personaje con hábitos de alcohol y tabaco  con más de cuarenta, ser tan “infaliblemnente potente” como este colega de actividades laborales, cuyo objetivo es comunicar que todas están pendientes de él y que con todas ha salido… Eso se plantea difícil, aunque no biológicamente imposible.

No obstante, la estadística debe reflejar que un alto porcentaje de esos “comediantes”, conservan fallas estructurales en la “edificación estable” de su masculinidad y que utilizan el recurso de frecuencia extrema en asuntos de cama para compensar sus propias falencias.

Normalmente, se habla en base a la experiencia propia y es un hecho físico y para nada necesitado de comprobación, que a medida que el tiempo pasa las condiciones tienden a mermar y que todos los excesos terminan por alcanzarnos. De allí que la mejor opción, por esta y un millón de razones más, tenga a la “pareja fija” como solución a todos los rollos de horizontalidad de alcoba.

Con su mujer de años, el lujo “transitorio” de una falla, se lo puede dar con tranquilidad y no por que ella esté obligada a discuplarlo, sino porque seguramente estará al tanto de situaciones paralelas al hecho sexual, que definitivamente merecen una disculpa… todo esto si no es un problema constante, que hasta su solución tiene , médicamente hablando, si se conversa con la pareja.

Sin embargo, las “públicas confidencialidades” de mi compañero de trabajo llegaron a tal nivel, que lo que causó fue risa colectiva (incluso en su presencia) y desagradables comentarios posteriores, porque se dió el “caché” de no bajar el volumen de voz, cuando cerca pasaban algunas muchachas de la oficina.

¿Patán? ¿Soñador? ¿Mitómano? ¿Enfermo? o simplemente un idiota que nada experimenta en ese ramo y pretende construirse historias a punta de irrealizables faenas…

No todos los hombres hablamos de sexo constatemente, aunque pensemos en ello con bastante frecuencia… es naturaleza masculina.

No todos exponemos a nuestras parejas al escrutinio de quienes escuchan diariamente las peripecias y acrobacias en el tálamo nupcial.

Y mucho menos todos somos super hombres dotados de ilimitada capacidad de aguante para el sudor sexual… aunque esto último ya lo sabían nuestras parejas.

La verdad es que la habladera de sexo, da hasta dolor de cabeza. Algunos no precisamos  de la regadera para calmar el ímpetu del cerebro, pero otros, lamentablemente para ellos, deberán acogerse a la inminente autcomplacencia, que es buena, pero no cuando es la única salida.

Por eso, mis panas, menos sexo oral (o habladera de pendejadas relacionadas al tema) y más actividad carnal.

Total… nadie tiene que saberlo.

 

 

 


Acciones

Information

One response

15 02 2007
villageelastic

Que buen post, espero seguir leyendo tan buenos relatos . El siguiente es mi dirección de correo para que veas y disfrutes. http://villageelastic.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: